Discurso en ocasión de la condecoración del Consul Honorario de la República Dominicana en la ciudad de Buenos Aires Don Eduardo José De Basagaña

Discurso en ocasión de la condecoración del Consul Honorario de la República Dominicana en la ciudad de Buenos Aires Don Eduardo José De Basagaña

Distinguidos colegas del cuerpo diplomático
Dr. Eduardo Basagaña, Sra. Nidia de Basagaña
Amigos todos:

 


Me dirijo a ustedes, cumpliendo con un mandato del honorable Sr. Presidente de la República Dominicana, Dr. Leonel Fernández, para imponer la Orden Heráldica de Cristóbal Colón, en el grado de Oficial, a don Eduardo José Basagaña quien, hasta hace unas pocas semanas, fungió como Cónsul Honorario de la República Dominicana en Buenos Aires.

El Dr. Basagaña, desde los años de estudiante se distinguió al figurar entre los graduados con más alto promedio de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Luego, su significativa carrera académica le llevó a integrar múltiples comisiones y jurados del más alto nivel. Actualmente es miembro del prestigioso Consejo Profesional de Ciencias Económicas y del Instituto Argentino de Finanzas. A todo esto se agrega su larga labor docente, sus trabajos de investigación y conferencias sobre las finanzas empresarial así como sus publicaciones centradas en el mundo de la economía y las finanzas.

Desde 1995 el Dr. Basagaña ejerció de manera ejemplar la función de Cónsul Honorario de República Dominicana y, para nosotros, los dominicanos, es un privilegio haber sido representados por una personalidad como la suya: alto ejecutivo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, y del Banco Sirio Libanés del Río de la Plata y el de Crédito Rural Argentino, y la lista sería larga…
La Orden Heráldica de Cristóbal Colón, que hoy le otorga el gobierno dominicano, es uno de los más elevados reconocimientos con que nuestra nación distingue a quienes han sabido destacarse por sus cualidades y servicios orientados en beneficio de la República Dominicana.

Dr. Basagaña, usted ha sido un modelo de trabajo y, sobre todo, de dedicación hacia nuestro país. Sus años de servicio no sólo dejarán una huella positiva en las relaciones bilaterales entre la República Dominicana y la Argentina, sino que su gestión ha contribuido a la transformación positiva que se ha venido realizando en los intercambios con nuestras autoridades e instituciones. Nos sobran, para quienes le apreciamos, los motivos para este merecido homenaje. Y sólo nos resta desearle a usted, a su distinguida esposa e hijos, éxito en sus nuevos proyectos y gestiones.

Muchas gracias

Descripción del autor

Embajada